Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Qué son los Presupuestos Participativos

 
No existe una definición única, porque los Presupuestos Participativos varían mucho de un lugar a otro. Sin embargo, en general, el Presupuesto Participativo es

 "una forma de participación directa de la ciudadanía en la gestión de su municipio, mediante la cual todos los vecinos y vecinas pueden participar en la elaboración del presupuesto municipal proponiendo y decidiendo sobre el destino de parte de los recursos municipales"

Desde que en 1989 se pusieran en marcha las primeras iniciativas en la ciudad brasileña de Porto Alegre, la figura de los Presupuestos Participativos ha ido ganando presencia tanto en América Latina como en Europa.

Ubiratan de Souza, uno de los primeros responsables del Presupuesto Participativo en Porto Alegre (Brasil) propone una definición más teórica: "El Presupuesto Participativo es un proceso de democracia directa, voluntaria y universal, donde el pueblo puede discutir y decidir sobre el presupuesto y las políticas públicas. El ciudadano no limita su participación al acto de votar para elegir al Ejecutivo o al Parlamento, sino que también decide las prioridades de gastos y controla la gestión del gobierno. Deja de ser un coadyuvante de la política tradicional para ser protagonista permanente de la gestión pública. El Presupuesto Participativo combina la democracia directa con la democracia representativa, una conquista a ser preservada y calificada". De hecho, el Presupuesto Participativo es una forma de democracia participativa, es decir una combinación de elementos de democracia directa o semi-directa con la democracia representativa.

LOS PRINCIPIOS DE LOS PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS SON:

- Participación
. La ciudadanía participa activamente en la gestión y planificación de su municipio.

- Transparencia. Es pública y accesible toda la información sobre los asuntos públicos y colectivos de interés general.

- Eficiencia y eficacia. Se optimizan los recursos presupuestarios.

- Igualdad de oportunidades. Sin discriminación de carácter político, ideológico, religioso, racial, de género o de otra naturaleza.

- Tolerancia. Con garantía de reconocimiento y respeto a la diversidad de opiniones, visiones y posturas de quienes conforman la sociedad, como un elemento esencial para la construcción de consensos.

- Equidad. Igual acceso a las oportunidades e inclusión de grupos y sectores sociales que requieran ser atendidos de manera especial.

- Corresponsabilidad. Corresponsabilidad entre el gobierno local y la ciudadanía en la identificación de oportunidades, solución de los problemas de la comunidad priorizando las actuaciones y respetando los contenidos y alcances de los planes vigentes (Ordenanción, Movilidad, etc.).

- Solidaridad. Asumiendo las necesidades de otros como propios, sin intereses particulares.

- Respeto a los acuerdos. La participación ciudadana en los asuntos públicos se fundamenta en el compromiso de llevar adelante, por parte de todos los actores, las decisiones concertadas. Estas decisiones no pueden ser modificadas unilateralmente.

- Comunicación directa entre la ciudadanía y el gobierno local.